Mensajes
tormenta

La mentada Sandy

Las imágenes apocalípticas invaden las redes sociales, el photoshop hace una vez más de las suyas, pero no se trata solo de fotografías editadas estilo “independence day” sino de un problema que se viene en serio, la llegada de un huracán, una tormenta enorme con el nombre inocente de “Sandy” y no llamaría tanto la atención del mundo -hay varios huracanes al año-, si no fuera porque el poder de los vientos destructores se instalan en una de las ciudades más importantes del mundo: Nueva York.

“Sandy” ya visitó  Cuba, Haiti y Jamaica, dejando más de 60 muertos. Ahora, 50 millones de personas serán afectadas en Nueva York. Al día de hoy son 17 las personas muertas por causa de esta tormenta. Ciento treinta kilómetros por hora alcanza en su mayor potencia.

Su paso ha hecho cerrar la bolsa de valores de “La Gran Manzana”, que no cerraba desde el atentado de las torres gemelas, ha hecho que Barack Obama y Mitt Romney detengan sus campañas políticas y ahora un error del presidente norteamericano podría poner en jaque su reelección. Así de importante es “Sandy”.

Duda

 Las tormentas son incertidumbres, no sabemos a que grados llegarán. Ahora estamos por descubrir el saldo final que dejará el paso de “Sandy”. El mundo está alerta; la naturaleza nos despierta y hace que volvamos nuestros ojos al cielo que veamos su poder y, a la vez, nuestra precaria y sencilla humanidad.

“Sandy” a la mexicana

México sabe de esto, ha vivido terremotos, huracanes, sequías y todo tipo de eventos naturales desastrosos: sabemos que es levantarnos de la nada. Sobretodo en estados como Tabasco en la que la cantidad de agua devastó  la zona por completo.

Pero también hemos vivido gobiernos atroces, antidemocráticos, decepcionantes. Se han levantado movimientos sociales originados de la miseria y el abandono, de madres que sufrieron la desaparición o muerte de sus hijas en Ciudad Juárez, indígenas tomando las armas ante el desinterés.

Hemos vivido guerras cruentas, calles inundadas de sangre, ciudadanos divididos entre ser seguidores de gobiernos “espurios” y gobiernos “legítimos”.

Movimientos políticos que hacen negocio de la pobreza, elecciones manchadas, incertidumbre, siempre viviendo en esa etapa de la que nuestro país no sale nunca, pero a la vez se levanta milagrosamente una y otra vez.

Vivir a “Sandy”

Vivimos personalmente, día con día, con la incertidumbre de que pasará el día de mañana. Hay ocasiones en que las tormentas de la vida parecen venir acumulándose y quieren atacarnos. Son momentos críticos, momentos para tomar decisiones serias: la enfermedad terminal de un ser querido, el rompimiento eminente de una relación, la pérdida de un empleo, una enfermedad en nuestro cuerpo, y cientos de etcéteras que solo aquellos que viven momentos de tensión podrían explicar.

“Sandy” podría ser un paradigma de las vidas marcadas por aquellos momentos en que se nos pone a prueba con situaciones fuera de nuestra posibilidad de reacción, cuando sabemos que una situación difícil nos llama a estar alertas, estar firmes y tener entrañas fuertes para salir adelante.

La mente nos engaña constantemente, somos infinitamente capaces de ser infelices, pero los momentos de mayor tensión nos aferran a la misma vida, nos hacen más humanos, más fuertes y finalmente más felices.

“Sandy” pasará, dejará huella, destrucción y heridas, pero de esa y otras tormentas el hombre se levantará.